Cuentos fantásticos en la España del Realismo. Juan Molina Porras

Cuenta el poeta cómo por último la princesa se arrojó a la mar; y cómo la pescó el buzo convertida en perla.

Una cree que sabe cosas. No muchas, pero alguna más o menos interesante sí. Más aún dentro de estos terrenos. Te hablan de “Cuentos fantásticos en la España del Realismo” y piensas EEEEEEYYYYYYY voy a dejar estupefactas a todas las señoras del club de lectura.

Sin embargo, luego aparece Molina  con este libro y se te paralizan las ideas. En él,  establece cinco categorías con sus correspondientes capitulillos explicativos para organizar estos cuentos: fantásticos, oníricos y alucinatorios (suscribo lo de alucinatorios), de ciencia ficción, grotescos y maravillosos. Según Molina, la clasificación y la selección son totalmente subjetivos, dependen totalmente de uno mismo. A mí me parece estupenda la verdad.

El autor ofrece este libro como resultado de su (creo) tesis, y en él descubres (HORROR) que, no sólo desconoces alguno de los nombres seleccionados en esta antología si no que, además, alguno de los cuentos son (un poquito) imposibles de leer.

Después viene cuando conoces nombres como Antonio Ros de Olano con su Historia verdadera o cuento estrambótico, que es lo mismo (título literal) o a José Fernández Bremón con su Mr. Dansant, médico aerópata, por ejemplo. Y es ahí cuando descubres que eres una pobre infeliz. Lo sé, ahora vendrán dos o tres gritando o escribiendo (espero que no) que soy una tal, una cual y que ¡cómo oso, de osar, desconocer a estos ilustrísimos hombres, creadores de tan sublimes relatos y ladrillos del templo que es nuestra cultura!!!!!!!!!!

 Y lo son, pero yo no los conocía y de ahí que este libro, esta delicia, se haya convertido en uno de mis referentes del XIX español. Sale mi amado Galdós pero además he descubierto, no solo a estos otros creadores literarios o a sus plumas, sino también a todo un mundo de nociones y ambientes fantásticos y misteriosos. ¡CIENCIA FICCIÓN SEÑORAS Y SEÑORES!

Hombres que utilizaron las novedades científicas y avances tecnológicos de su tiempo para crear historias. Hechizos, mundos futuristas, religión, milagros, brujería, muertes…

Y muerta me he quedado, oigan. Prometo no volver a creer que se un poco, por español o cercano al Canon que sea.

P.D. Amantes de la ciencia ficción futurista aquí tienen cremita buena. Imprescindible para entender muchas cosas, literarias y no tanto.

Canción sugerida: La Máquina de escribir de Leroy Anderson

Gifs sacados de Giphy.com

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Juan Molina Porras dice:

    No sé quién es el pato o la pata pero gracias por el comentario. En efecto, sabemos muy poco. Yo cuando hice esta antología, han pasado más de diez años, sabía muy poco de la ciencia ficción del XIX español. Ahora, un poquito. Si te interesa, puedes buscar mi contribución a un Congreso de León de hace pocos años. Creo que se llamaba algo así: Obstáculos para que la ciencia ficción española se convirtiera en un género popular. Está en Internet. Salud. Juan Molina

    Me gusta

    1. Muchísimas gracias Juan! Nos honra con su comentario. Y gracias también por la información, sin duda le echaremos un vistazo. Un fuerte saludo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s