El cielo es azul, la tierra blanca: una historia de amor. Hiromi Kawakami

Cogí una manzana del cesto. Intenté pelarla entera, como hacía mi madre, pero la piel se rompió a medias. De repente, los ojos se me inundaron de lágrimas. Ya no eran sólo las cebollas lo que me irritaba los ojos, ahora también lloraba pelando manzanas.

Amigos de la nostalgia, el amug fug (o mejor dicho l’amour fou), los suspiros del alma y las caídas de ojos.

 

Éste es un libro para ustedes.

La autora, Hiromi Kawakami, es una de las autoras japonesas más leídas y más reconocidas de nuestros tiempos. En este caso nos ofrece una prosa sencillísima, una acción rápida y pocas páginas, una lectura fugaz. Podríamos decir perfectamente que tenemos ante nosotros un cuento. Aunque ¡OJO!, no vayan a malinterpretarme, sencillo pero correcto en su construcción y con cierto interés en cuanto a analogías y simbolismo. La literatura asiática utiliza mucho estos recursos que son indicativos de la forma de ver la vida que tienen.

Es un libro delicado que trata sobre la soledad, los prejuicios y el enamoramiento, con todo lo que eso conlleva. Cada fase, cada pensamiento, cada sentimiento y cada miedo.

Nos lo cuenta Tsukiko, una mujer de 38 años solitaria (no soy muy ducha en cultura japonesa pero tengo entendido que la soledad se ha arraigado en las vidas de los nipones) quien, por casualidad se encuentra un día con su antiguo profesor de japonés del instituto. El Maestro, como ella le llamará a partir de entonces, le saca 30 años…y hasta aquí puedo escribir.

 

Es un libro sencillo, en lo que el término significa exactamente. Si. Nos habla de lo amargo de la vida, de la necesidad que tenemos de compañía (por mucho que nos empeñemos en que no es así) y lo frágil y temible que puede ser el amor.

Sin embargo, y por mucho amor amoril que aparezca aquí, me ha dejado fría. El amor es mucho más de lo que aparece en estas páginas y, aunque no es necesario escribir cinco millones de cuartillas, sí que se podría haber dicho mucho más, haber expresado mucho más. En cierto sentido, hay pasajes que parece que detallan obviedades. Nada nuevo.

Lo que me ha gustado es la claridad, lo bien que refleja cada uno de esos pensamientos, temores y sentimientos en Tsukiko. Lo fácil que es verlo desde fuera.

Una lectura corta y agridulce.

 

Canción sugerida: The story de Norah Jones

 

Gifs sacados de Giphy.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s